La correcta presión de los neumáticos hace que estos se desgasten adecuadamente y ayudan a que la conducción sea más cómoda, limpia y segura. En Europa, cada año se pierden 55,6 millones de neumáticos debido a una incorrecta presión de inflado.

¿Por qué es tan importante la presión de los neumáticos?

Una presión adecuada de los neumáticos tiene muchos beneficios como por ejemplo:

Seguridad: una presión de inflado correcta proporciona un mejor control sobre el vehículo y optimiza su comportamiento, su estabilidad en la frenada y reduce la distancia de frenado. También mantiene la temperatura adecuada en los neumáticos, evitando así el peligro de un reventón.

Economía: ayuda a minimizar el desgaste de los neumáticos y el consumo de combustible. Esto podría suponer hasta dos depósitos de combustible al año.

Medio ambiente: un neumático con una presión de inflado inadecuada lleva a un mayor consumo de combustible y mayores emisiones de CO2.

Comodidad: mayor facilidad en la conducción.

 

¿Con qué frecuencia debo revisar la presión de los neumáticos?

Se debería revisar la presión al menos una vez al mes, cuando los neumáticos estén fríos, ya que esta aumenta automáticamente cuando el neumático está caliente, y la lectura obtenida no sería correcta. También se deben verificar los neumáticos antes de un viaje de larga distancia.

¿Qué sucede cuando los neumáticos están demasiado inflados?

Los neumáticos absorberán los baches e irregularidades con mayor dificultad, afectando al confort en la conducción, ya que habrá menos contacto con la carretera. Esto puede generar desgaste irregular y daños en la estructura del neumático.

¿Qué sucede cuando los neumáticos no tienen aire suficiente?

La temperatura en el interior del neumático aumenta significativamente, debilitando la carcasa y produciendo daños internos. El costado del neumático se desgastará mucho más rápido. La conducción se vuelve más difícil y podemos perder el control del vehículo.

¿Cómo puedo saber cuál debe ser la presión adecuada?

Para encontrar la presión adecuada para tu vehículo, se debe consultar el manual o buscar las placas situadas en la puerta del conductor, en la guantera o en la tapa del combustible. Hay que tener en cuenta que los neumáticos requerirán una presión mayor con una mayor carga del vehículo.